2013 ¿Cómo nace el proyecto?

A partir de una visita realizada a una Escuela de Educación Especial, se detecta la falta de mobiliario específico, para que los niños con discapacidad motora puedan desenvolverse de forma cómoda y autónoma en sus actividades escolares.

Allí surgen las preguntas que motivan al proyecto:

¿Por qué los chicos tienen que adaptarse al entorno?

¿Por qué el entorno no es capaz de adaptarse?

2015 ¿Cómo se desarrolla?

Esta motivación se convirtió en un desafió, el cual se llevó adelante en el marco del Trabajo Final de la Lic. en Diseño Industrial, de la UNLa.

Junto a la Escuela de Educación Especial N°508 de Lanús y a la excelente predisposición de los profesionales que allí trabajan, se desarrolló el primer prototipo de Robbina.

Se presentó en la UNLa y en la Comisión Asesora de Discapacidad, donde se realizaron nuevos intercambios y experiencias.

2016 ¿Cómo continúa?

Se continuaron realizando pruebas y nuevos prototipos, gracias a un financiamiento otorgado por el Ministerio de Educación y Deportes, convocatoria "Universidad, Diseño y Desarrollo Productivo".

Luego, presentamos a Robbina en el Concurso INNOVAR, donde recibimos un premio en la categoría "Innovación en la Universidad", lo que nos impulsó a continuar con el proyecto. 

Recibimos también un reconocimiento de "Buena Práctica" de la Design for all Foundation, de Barcelona.

Se presentó y aprobó un Proyecto de Tecnologías para la Inclusión Social (PROCODAS), solicitado por el Municipio de Lanús junto a la UNLa, para la fabricación de mesas para los Centros Educativos del Municipio. 

2017 ¿En qué estamos?

Todo nos motivó a seguir!.. Así que nos presentamos en equipo de hermanas (Melisa y Marianela Pavicich) en la Convocatoria IncuBA Social, del Centro Metropolitano de Diseño, para lograr trasformar las pruebas y prototipos en Productos.

Hoy en día, estamos trabajando y capacitándonos para mejorar la calidad de vida de las personas, a través del Diseño Universal.